Hilos de Tracción (efecto lifting) e Hilos PDO

Es un tratamiento reafirmante para la flacidez leve o moderada del rostro fundamentalmente, aunque se pueden tratar otras zonas (cuello, abdomen, brazos. Su gran ventaja es que es un tratamiento mínimamente invasivo, con mínimas molestias y con efecto lifting. Hay varios tipos de hilos, tanto en su forma como en su composición (la inmensa mayoría reabsorbibles). Los hay lisos (con los que se construye una malla en el rostro) y son lo que se llaman “monofilamento” y su composición suele ser PDO (Polidioxanona). La implantación se hace con anestesia tópica (crema). Para conseguir un buen resultado el número de hilos deben ser entre 50 a 100 hilos en total.

Los Hilos espiculados o de tracción, se implantan con anestesia local y a nivel ambulatorio, mediante microcánulas que portan el hilo. Este tiene unas espículas (hilos espiculados) que van alrededor de toda la sección de hilo (3D) o con pequeños conos que son los que van a traccionar los tejidos a nivel subdermico y producir el “estiramiento o levantamiento” de los mismos. Su composición puede ser de PDO (Polidoxanona), son los más utilizados, ácido poliláctico ácido poliglicolico, etc. Estos hilos, aparte de su efecto tensor, inducen la formación de colágeno tipo 1 y 3 lo que contribuye a un mejor aspecto de la piel. Es de efecto inmediato en los hilos espiculados, y los resultados se asemejan a un efecto “lifting”, con una duración de aproximadamente de 18 meses.

Todos los Hilos cuentan con las autorizaciones sanitarias pertinentes.

   
 
© 2019 DEAM Clínica - Autorización CS7755 - C/ PADILLA Nº 20 – 1º Izqda. 28006 - Madrid. Telf. 91.781.66.56 / 91.781.66.63 Mail: deamclinica@deamclinica.es / Diseño: Antonio de Haro